Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

The Dirtbombs

La ciudad de Detroit ha vuelto a situarse en el mapa, musicalmente hablando, gracias a The White Stripes, ese fenómeno musical saludado con veneración por los semanarios musicales británicos que han decidido que la ciudad del motor vuelva a aspirar a la capitalidad del rock americano. Sin embargo, y como suele ocurrir en estos casos, The White Stripes no son sino la culminación de un fenómeno que comenzó a larvarse en 1989, año de aparición del primer álbum de The Gories, los indiscutibles desencadenantes de la escena bautizada New Detroit Garage. Desde entonces, la proliferación de grupos ha ido creciendo en los márgenes underground del negocio discográfico y mediático.

Las credenciales que definen al movimiento no son otras que su gusto por las raíces vernáculas del rock en su vertiente más cruda, algo que a nadie debe extrañar si se apela a la historia musical de la ciudad. Entre esos primeros grupos que alimentaron la escena local, además de The Gories, disueltos en el 93, estaban The Dirtys, Rocket 455, The Hentchmen, Bantam Rooster y, como no, The Dirtbombs, a quienes cabe considerar descendientes directos de The Gories, pues no en vano allí milita Mick Collins, fundador de The Gories, alma mater de este movimiento así como productor y colaborador de innumerables bandas de la ciudad del motor. Junto a él encontramos a Jim Diamond dueño de los estudios Ghetto Recorders donde graban casi todas las bandas de la ciudad. Son pues The Dirtbombs una de las bandas más veteranas de New Detroit Garage y uno de los mejores exponentes de dicho movimiento. Más veteranos y mejores que los exitosos White Stripes, los Dirtbombs son un proyecto que rondaba en la mente del exgories Mick Collins desde la separación de estos. Su carrera discográfica no es fácil de seguir pues en ella abundan singles y ep´s, si bien en su haber cuentan con tres álbumes fastuosos: “Horndog Fest!”, su vibrante presentación en sociedad, “Ultraglide in Black”, una fenomenal recopilación de clásicos del Soul Funk de los 70`s en el que tienen cabida Marvin Gaye, Bootsie Collins, George Clinton o Stevie Wonder, y “Dangerous magical noise”, su último disco hasta la fecha, y que supone la definitiva muestra del Detroit R&R contemporáneo. Si en sus dos primeras obras dejaban entrever parte de su enorme potencial con su tercer disco nos proporcionan todo un ejemplo de lo que debe ser un disco de crudo rock´r´roll. Aunque ya no figura Jim Diamond, la banda sigue contando con dos bajos, las teclas de Ko & The Knockouts y la contaminación de un ambiente fuzz que infesta todo el garaje. Su tercer disco supone pues la consagración de una banda capaz de resumir en un sólo disco todo un festín de soul punk & roll oh yeah que pone en solfa a tanto marketing patilludo y rockero de pacotilla. Quizás a muchos pueda parecerles que The Dirtbombs son sólo una banda de garaje más, en absoluto, The Dirtbombs atesoran en su haber una buena parte de la historia de la música y son capaces de asumir esa enorme herencia que abarca desde el soul, el glam, el power pop, el garaje, las inevitables referencias al rock de Detroit o el punk, sin ánimo revivalista. Constituyen pues un resumen afortunado de la cultura pop cuando ésta gozaba de buena salud y era capaz de ofrecer al mundo productos notables e imperecederos

Calle Fuencarral, 35. 2║Izda. 28004 Madrid [España]