Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Jane Birkin

Cantado en francés y con las letras de todas las canciones escritas por la artista anglo-francesa, Jane Birkin (Londres, 1946) nos ofrece uno de los regalos musicales más sensuales, inspirados y delicados de 2008. Una maravilla tranquila, envolvente, natural y rica en ambientes, que nos lleva a mundos casi perdidos que sólo artistas del carisma de Birkin pueden descubrirnos.

En Enfants d'hiver, Jane Birkin demuestra que cantar bien no es tener una gran voz, sino ser capaz de expresar y transmitir sentimientos; que la sutileza generalmente nada tiene que ver con el grito; que las modas no existen cuando la música se escribe con mayúsculas; que la tradición de la chanson francesa continúa tan viva y actual como artistas de su sensibilidad quieran hacernos creer, alejándonos del tópico.

El álbum comienza con Prends cette main, que Birkin envuelve de esa melancólica que recorre todo el disco, a ritmo de vals, clásica, con acompañamiento de orquesta. Después llega Période bleue, íntima, sencilla, susurrante, con una guitarra española de inspiración latina, casi cubana, como base. A la grâce de toi comienza y se desarrolla casi hablada, esencial, con el piano como única compañía durante toda la canción. Madame es un ejemplo de cómo arropar una canción manteniendo la tradición de la chanson francesa con arreglos de cuerdas y una entrañable manera de cantar.

Enfants d'hiver sigue con Oh comment ça va?, donde aparecen por primera vez las guitarras eléctricas y una cierta estética rock oscuro a lo Lou Reed que encaja en Jane Birkin como un guante. Maison étoilée se abre minimalista, recogida, para animarse con un ritmo suave, ondulante. 14 février es otro paradigma de canción francesa, con un acercamiento contemporáneo, ambiental y de cierto riesgo sonoro. Enfants d'hiver, el tema que da título al álbum, ofrece la voz casi al desnudo para adentrarse emocionadamente en el mundo Birkin, capturándonos en él, abandonándose y abandonándonos.

Y en la recta final del disco, Il fait nuit es otra filigrana, otro ejemplo de delicadeza acústica, de elegancia en el tratamiento de una canción con una riqueza tímbrica sencilla y deslumbrante. En Porquoi, Jane Birkin vuelve a cantar sola con un piano acústico en una pieza breve. Aung San Suu Kyii vuela con ciertos aires orientales y es el único tema del álbum no cantado en francés. Dedicado a Aung San Suu Kyii, emblemática mujer, figura clave de la oposición birmana contra la dictadura que ocupa el poder desde 1962 y Premio Nobel de la Paz en 1991, da paso a Je suis au bord de ta fenêtre que cierra Enfants d'hiver, un álbum que aparece con la vocación de ser escuchado muchas, muchas veces.

Es el nuevo trabajo de Jane Birkin, que se dispone a presentarlo en directo en una gira que, en principio, va a recorrer Francia, Suiza, Bélgica y Japón, y que comienza el 2 de febrero de 2009 en Clichy para finalizar el 28 de abril en St. Médard, tras ofrecer seis conciertos consecutivos en Le Palace de París del 10 al 15 de marzo. Es el nuevo disco de una artista apasionante, con una trayectoria impecable y una biografía envidiable, que a sus 61 magníficos años nos regala una de las grandes obras de su carrera.

Biografía

Jane Birkin nació en Londres el 14 de diciembre de 1946, hija de la actriz Judy Campbell y del teniente comandante de la Marina Real, David Birkin. Empezó su carrera de interpretación a los 17 años y pronto conoció a John Barry, que le dio un papel en su musical Passion Flower Hotel en 1965. Se casaron al poco tiempo y tuvieron una hija, Kate, en 1967.

Cuando tenía 20 años, Jane atrajo cierta atención mediática con su aparición en Blowup, una controvertida película de Antonioni que fue galardonada en el Festival de Cine de Cannes. Más tarde, en Francia, hizo una prueba para un papel en la película Slogan, cuando el director Pierre Grimblat estaba buscando una actriz inglesa para darle la contrapartida a Serge Gainsbourg. A esas alturas, el cantante ya había logrado cierta celebridad en el movimiento pop alternativo, no convencional, de principios de los 60, pero en el ámbito personal no atravesaba sus mejores momentos tratando de superar su ruptura con Brigitte Bardot. Jane se presentó a la prueba de cámara sin apenas hablar algo de francés e ignorándolo todo sobre su compañero de escena. Tuvo que sufrir lo peor del peso de su mal de amores: Serge, más hosco y maleducado de lo habitual, se lo hizo pasar mal, haciendo que la asustada joven actriz rompiese a llorar delante de la cámara.

Así fue como comenzó su legendaria historia de amor en el París de 1969. Pronto se hicieron inseparables, convirtiéndose en personajes de culto, clientela fija de los bares underground donde soplaban los vientos libertarios post-1968. La pareja grabó su lasciva y lánguida Je t'aime... moi non plus, aportando Jane su ingenuidad al erotismo explícito de la canción y fraguándose por sí misma un nombre propio como cantante. El escandaloso tema apareció en el disco de 1969 Jane Birkin-Serge Gainsbourg, en el que Jane tenía cuatro canciones en solitario además de varios dúos con Serge, incluyendo el popular 69 année erotique. El álbum, duramente censurado, vendió un millón de ejemplares en tan sólo unos meses. La pareja fue portada de innumerables revistas, estaban continuamente en el foco de atención mediática y se divirtieron mucho con todo el proceso. Su hija Charlotte nació en 1971.

En 1973 Jane publicó Di Doo Dah, su primer álbum en solitario. Ese mismo año, demostró ser una buena actriz dramática, en particular en un papel trágico en la obra Seven Deaths by Prescription (Siete muertes por prescripción facultativa) de Jacques Rouffio. Aunque las interpretaciones pueden haber quedado eclipsadas por la sensiblería erótico-kitsch del momento, la delicada y refinada Jane asumió con gusto el papel de la etérea belleza británica que se le atribuía, lo que sirvió para espolear el éxito comercial de aquellas producciones. También mucho que ver con el éxito popular de dos comedias de Claude Zidi que protagonizó en 1974 y 1975: La Moutarde me monte au nez (La mostaza se me sube a la nariz) y La Course à l'échalote (La carrera de la cebolla).

En 1975, los turbulentos amantes regresaban con la película Je t'aime... moi non plus, en la que el director en ciernes Gainsbourg explora la temática de la homosexualidad realzada por la ambigüedad de su andrógina musa. La Francia puritana del momento se escandalizó y la película fue criticada duramente. Jane volvió a centrarse en los estudios de grabación. Publicó Lolita Go Home ese mismo año, cantando letras de Philippe Labro con música de Serge. En 1978, se ganó al público con Ex-fan des sixties, seduciéndoles con su tono ligeramente ácido, su sensual voz velada y el relleno algodonado que le daba a las atormentadas letras de Serge.

Jane dejó a Serge en 1981, trasladándose a vivir con Jacques Doillon, director de The Prodigal Daughter (La hija pródiga) y La pirate (La pirata), que ayudaron a la actriz a desarrollar un estilo decididamente dramático. Serge sufrió mucho con esta separación y así lo confesó discretamente, a través de sus letras y música para su álbum Baby Alone in Babylon. Como siempre, Jane captó perfectamente el conflicto interno del escritor, haciendo temblar en cada nota de Fuir le bonheur de peur qu'Il ne se sauve, Les dessous chics y Norma Jean Baker el eterno vínculo de los amantes separados. Los años 80 fueron glamorosos, y la vida de Jane dorada.

En 1982 nació Lou, su hija con Doillon. Su nuevo álbum fue disco de oro y directores como Jacques Rivette y Régis Wargnier apreciaban su sensibilidad artística. Jane probó en el teatro por primera vez en 1985, cogiendo un papel en la obra La fausse suivante, de Marivaux, dirigida por Patrice Chéreau en el Théâtre des Amandiers en Nanterre. Tras la publicación de su álbum Lost Song en 1987, Jane aceptó dar un concierto, su primer concierto, en el Bataclan de Paris para sorpresa de Serge. La escenografía minimalista diseñada por su director artístico Philippe Lerichomme encajaba muy bien con el ambiente tierno y poético de la actuación que incluía 20 canciones, una de las cuales era una conmovedora versión de Avec le temps de Léo Ferré. Fue un éxito. Cuando se acercaba su 40 cumpleaños, Jane había florecido como una toda una artista completa, lista para pasar página en su aparentemente eterna adolescencia.

También en 1987, la directora Agnès Varda filmó Jane B. Par Agnès V, un documental experimental que mostraba un diálogo entre las dos mujeres en forma de mini-sketches y mini-confesiones con intervenciones de Alain Souchon, Philippe Léotard, Farid Chopel y Serge Gainsbourg, entre otros. Esto ayudó a Jane a elevar su estatus de estrella pop a actriz seria requerida por destacados cineastas para distintos papeles. En 1990, Jane protagonizó junto a Dirk Bogarde y Odette Laure la película de Bertrand Tavernier, Daddy nostalgie, interpretando a una mujer que visita a sus padres en el sur de Francia durante los últimos días de la vida del padre. Entre recuerdos compartidos y emociones tiernas, los tres son capaces de encontrar un momento de verdadera felicidad antes de la separación final. La película recibió muy buenas críticas: Bogarde ganó el premio a Mejor Actor en el Festival Internacional de Valladolid, Laure fue nominada al premio de Mejor Actriz en los premios César y el filme formó parte de la Selección Oficial en el Festival de Cannes.

Ese mismo año, Gainsbourg escribió un nuevo álbum para ella: Amours des feintes. Iba a ser el último: Serge falleció el 2 de marzo de 1991. Trágicamente para Jane, su padre David Birkin también moría unos días más tarde. Ella estaba destrozada. Cuando apareció en el escenario en el Casino de París, el público se mostraba reflexivo y la emoción era palpable. Nadie podía evitar pensar en sus recientes declaraciones: "Voy a dejar de cantar. No puedo imaginarme grabando con ninguna otra persona". Respaldada por su familia y amigos, Jane terminaba su gira en Francofolies de la Rochelle en julio de 1992 dejando el micrófono en el suelo como gesto simbólico, su forma de decir adiós a Serge. La idea de parar la liberó de la presión. Buscó refugio en la intimidad de escribir y se dedicó a lo que más quería: su familia y su trabajo humanitario. Cantó a beneficio de Amnistía Internacional, hizo un cortometraje para apoyar la lucha contra el SIDA y se fue a Sarajevo durante la guerra para apoyar la asociación humanitaria francesa París-Sarajevo-Europa.

Los fans que le instaban a continuar cantando a Serge vieron cumplido su deseo en 1996 con la publicación de Versions Jane, en el que varios artistas como Goran Bregovic y el percusionista senegalés Doudou N'Diaye Rose hicieron nuevos arreglos para 15 títulos de la primera época de Gainsbourg. El álbum tenía un cierto aire global de nostalgia, pero el público apreció en particular La Gadoue y su ritmo alegre, reformado por Les Négresses Vertes.

En 1998, Jane grabó A la légère. En esta nueva aventura, que ella describió como una "total infidelidad", invitó a 12 compositores a escribir 12 canciones originales. Aunque era la primera vez que Gainsbourg no había escrito ninguna de las letras ni la música para un disco de Jane, él fue claramente la inspiración de cada canción. Los autores eran Chamfort, Souchon, Voulzy, Françoise Hardy, MC Solaar, Lavoine, Daho y Zazie, quien proporcionó C'est Comme Ça, y sus letras con gran carga: "No diré ni una palabra más sobre ti. Es mejor así. En el futuro, otros me harán hablar". Esas palabras, fáciles de no captar en una primera escucha, pronto impresionaron a Jane como la conclusión lógica para un álbum que era tan discreto como ella podía haber esperado. La cantante asumió riesgos, encontró un nuevo tono, y abordó los retos con una voz clara como el agua, más ligera que antes, transformada.

En 2002 Jane decidió promocionar pilares principales de Gainsbourg como Elisa, Les dessous chics, su canción favorita, y Amours Des Feintes a su propio y particular modo, dando a la música un giro oriental con un estilo mezclando influencias argelinas, andaluzas, judías y gitanas. Estaba entusiasmada con la idea de presentar su trabajo a un público joven por todo el mundo. Para su nueva gira, llamada Arabesque, Philippe Lerichomme sugirió que trabajase con el violinista argelino Djamel Benyelles, cuyo arco había hecho estremecer canciones de Gainsbourg al ritmo de interludios árabes. Jane se balanceaba al ritmo a su lado, descalza y ataviada con un vestido largo de rojo sangre. Se estrenó en el Festival de Avignon en 1999, luego repitió en Argelia, en varias ciudades francesas y en el teatro Odéon en París en marzo de 2001. Arabesque era una nueva experiencia divertida para los fans entusiastas de Jane. En 2003, Jane continuo con la gira Arabesque en Londres, España, Italia, Alemania, Canadá, Nueva York y Asia. A finales de octubre de 2002, publicó un CD y DVD filmado en el Odéon de París.

Con su disco de 2004, Rendez-Vous, una colección de dúos con Françoise Hardy, Bryan Ferry, Etienne Daho, Brian Molko, Miossec y Beth Gibbons, Jane intentó encontrar su propia armonía en las armonías de otros. Pero Rendez-Vous se quedó corto, dejándola a medio camino entre algo suyo y lo de otros, entre Francia e Inglaterra, entre deseo y búsqueda. De repente sintió la necesidad de volver a casa: "La inspiración inicial para el álbum fue Home de Neil Hannon (Divine Comedy), y eso es lo que era, más o menos, ir a casa. Pero cuando me pregunto a mí misma por qué... ¿Por quién? La muerte de mi madre, la muerte de mi padre. ¿Qué estoy haciendo? Evito ir a Chelsea, incluso a todo el barrio de Kensington. Está en zona prohibida, como una escena de un crimen. Está precintado para impedirme ir más allá, no quiero volverme para comprobar que mi infancia no está allí. A partir de ahora me limitaré a sitios que no conozco".

Para una artista como Jane, determinada a dejarse llevar por sus sentimientos, Fictions resultó ser algo bastante diferente. Sin faltarle nunca la imaginación cuando se trata de mostrar todo lo que la vida tiene que ofrecer, evocó una selección de estados de ánimo en forma de su disco más personal desde Ex-fan des sixties en 1978. Uno de sus mejores talentos es su habilidad para coger canciones de otros y hacerlas propias. En el pasado no era sólo Serge el que hablaba a través de su voz, estaba también Jane inspirándole. Para Fictions? y por una buena razón, ya que son sus propias canciones? seleccionó cuidadosamente a varios compositores incluyendo Neil Hannon, Beth Gibbons, Rufus Wainwright, Arthur H y Dominique A, serviciales caballeros a su servicio. Sus canciones aparecieron junto a portadas de clásicos de grandes artistas como Tom Waits, Kate Bush y Neil Young. En este álbum, cuyas canciones están principalmente cantadas en inglés, la voz de Jane anida con una dulzura rara vez lograda antes entre arreglos aparentemente frágiles que suenan de la mano de artistas como el guitarrista ex-Smiths Johnny Marr (y Marr no desenfunda su guitarra para cualquiera), Bryan Ferry y los Pet Shop Boys. Jane puso mucho de sí misma en Fictions, más que suficiente para mantener contentos a sus fans a ambos lados del Canal de la Mancha. Ahora el hogar para Jane no es ni Francia ni Inglaterra, sino más bien los corazones de quienes la aman: "He sido una persona desplazada durante la mayor parte de mi vida y resulta un poco inapropiado intentar descubrir si la gente piensa que tengo talento. Necesitaba ir a ver. Es extraño ser parte de la vida de otras personas. A veces te sientes como navegando sin brújula. Este disco empezó con un destino, pero al final se convirtió en una aventura que me devolvió aquí, a donde estoy".

Tras un regreso al teatro, actuando en Electra de Sófocles desde noviembre de 2006 a marzo de 2007 (en el Théâtre des Amandiers en Nanterre y en otras 15 ciudades de Francia), tuvo su debut como directora con Boxes, un largometraje. También participó como actriz en esta película, junto a Michel Piccoli, Géraldine Chaplin, Maurice Bénichou, Tcheky Karyo, Natacha Régnier y Lou Doillon. El filme entró en la Selección Oficial del Festival de Cine de Cannes de 2007.

Jane acaba de finalizar una gira mundial para el nuevo público que descubrió con Arabesque. La gira le ha llevado a Japón, Líbano, Noruega, Suecia, Latvia, Alemania, Holanda, Polonia, España, Canadá, Luxemburgo, Reino Unido, Brasil, Argentina, Uruguay, Grecia y Turquía. Tras terminar la nueva película de Jacques Rivette, 36 vues du pic Saint Loup, a finales del verano de 2008, Jane se dedica por completo hasta el verano de 2009 a su nuevo álbum Enfants d'hiver, con todas las letras escritas por la propia Birkin. Una joya que se publica el 11 de noviembre para deleite de los buenos aficionados a la música sin etiquetas, sin modas, sin tiempos y sin miedos.

Calle Fuencarral, 35. 2ºIzda. 28004 Madrid [España]